• Esto va de razas: Lobero Irlandés

  • • Origen → Irlanda
    • Morfología → Graoide
    • FCI → Grupo 10. Lebreles. • Talla hasta la cruz → 80-86 cm (aunque pueden rondar desde los 95-100 cm)
    • Tamaño → Gigante
    • Peso → 40-56 Kg
    • Edad → 8-11 Años
    • Textura → Semilargo largo, no pegado al cuerpo, duro, liso, grueso, áspero, denso.
    • Capas → Gris, atigrada, bermeja, negra o blanca
    • Herramientas peluquería → Peine, Carda, rastrillo de púa larga, King Coat, cuchillas japonesas, tijeras, cortanudos. • Actividad Física → Alta

    Origen: El lobero irlandés, también conocido como lebrel irlandés o cazador de lobos irlandés, es una de las razas caninas más queridas y apreciadas de Irlanda. El Lebrel Irlandés es una de las razas más antiguas que se conocen, se cree que llegó a la isla de mano de los celtas en el año 279 a.C. Durante siglos se dedicó a cazar lobos, jabalíes y alces al servicio de la nobleza irlandesa. Además, Julio César habló de ellos cuando invadió la Galia (Francia). En los siglos XVIII y XIX el lobero estuvo a punto de extinguirse en Gran Bretaña e Irlanda y como consecuencia, pudo haber desaparecido. Gracias a la intervención del capitán Graham en 1862, la raza se pudo salvar, cruzan

    Comportamiento: El lobero irlandés destaca como uno de los perros más dóciles y cariñosos. De carácter apacible, muy amigable, protector y obediente. Es un perro tranquilo, pacífico, discreto e independiente. Se muestra muy paciente con los niños, aunque, al no ser demasiado consciente de lo grande que es, puede que en el juego sea un poco bruto.

    Aspecto: El Lebrel Irlandés es grande, muy musculoso, fuerte y rápido. Tiene una cabeza alargada y unas orejas pequeñas. Su cola es larga y un poco curvada. El pelo es duro y espeso y más largo sobre los ojos y debajo la barbilla.

    Cuidados: Conviene cepillar su pelo a diario para quitar el exceso, además evitaremos la formación de nudos. Si quieres adoptar a un lobero ten en cuenta que para que esté ágil necesita 1-2 horas de ejercicio diario. Se recomienda una alimentación basada en pienso seco (sobre los 900 g/día), poniendo la comida en un lugar alto y dividiendo las tomas, para evitar un mal muy común en esta raza, la torsión gástrica.

    Adiestramiento: Es una raza más o menos fácil de entrenar, pues son inteligentes y responden bastante bien a la educación en positivo, utilizando así el refuerzo positivo como principal herramienta. Empezaremos cuando el perro es aún un cachorro. No es necesario utilizar siempre los snacks en el refuerzo positivo, también debemos utilizar la voz o las caricias para reforzar su comportamiento. La socialización del perro será otro aspecto fundamental e imprescindible, pues de ello dependerá que aprenda a relacionarse correctamente con todo tipo de personas (niños, adultos y ancianos), animales y entornos. Así mismo, también le iniciaremos en las órdenes básicas de obediencia, fundamentales para una buena comunicación con los tutores y un comportamiento adecuado.

    Salud: Estos perros tienen una esperanza de vida entre 8 a 11 años, esto depende de los cuidados que le demos, tanto en la alimentación y la calidad de vida, por tanto, por su tamaño son de longevidad corta.

    Algunas de las enfermedades más comunes son:
    • Cardiopatías.
    • Enfermedades de huesos.
    • Displasia de cadera.
    • Torsión de estómago.
    • Atrofia progresiva de la retina.

    Anécdotas: En la época medieval dependiendo de las funciones que desempeñaba cada persona, era la cantidad de perros de esta raza que podían tener.
    Por ejemplo: un escritor que era considerado como noble, pero de más bajo rango dentro de la nobleza, podía tener dos ejemplares de Lobero Irlandes. Por otro lado, un jefe de ejército (debido a su reconocimiento) podría alcanzar, más de 100 ejemplares de esta raza.

    Otra anécdota conocida, relata el caso de un Irish que fue obsequiado por el príncipe de Inglaterra a su hijo en el año 1210. Dicho perro, fue encontrado un día cubierto de sangre y el rey suponiendo que había lastimado a su hijo, le dio muerte. Lo que había pasado realmente es que el Lobero Irlandés había salvado al hijo del rey del ataque de un lobo feroz y de allí provenía la sangre que lo cubría por completo. Hoy en día, hay un monumento en Gales levantado en honor al valor de este animal, de nombre Gelert.
    Además, en 1902 el Lobero fue nombrado, perro oficial de la guardia irlandesa, rol que hasta la fecha actual sigue desempeñando.

    Trabajo realizado por Beatriz  Tendero como alumna de Innovacan Estilismo Canino. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. También puede tener acceso a nuestro aviso legal sobre la Ley Organica de Protección de Datos en el siguiente enlace https://www.innovacanvalencia.com/aviso-legal/ ACEPTAR

Aviso de cookies